Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!

MONTAR A CABALLO y la comunicación con el equino

Si observamos a un caballo, vamos a poder ver como sus orejas se mantienen prácticamente en incesante movimiento.

Una serie de posturas, con las que comunica su estado de ánimo, con lo que resulta conveniente conocerlas al montar a caballo:
* Orejas con las aberturas cara fuera y cara delante: caballo apacible.
* Orejas en incesante movimiento: actitud frecuente en un caballo confiado pero vigilante.
* Orejas rectas o bien cara delante: ha localizado un objeto que le intranquiliza.
* Orejas verticales: claro síntoma de miedo.
* Orejas tenuemente cara atrás: indican irritación.
* Orejas completamente cara atrás: el caballo está airado, preparado para luchar.
* Orejas en sentidos diferentes: no va a haber entendido lo que deseas pedirle o bien decirle.
* Orejas acostadas: connotan agresividad o bien enfurecimiento. Esto tiene una causa que lo justifica: el caballo inclina sus orejas frente a una riña, para resguardarlas de posibles bocados.

Aparte de esto, es conveniente saber si el caballo es joven, que generalmente va a echar las orejas cara atrás siendo montado por el caballista, lo que quiere decir que aún no reconoce a la persona (en ese instante y para el caballo, un intruso) que se ha ubicado tras él.

Debemos observarle así mismo cuando duerme, instante en que va a dejar sus orejas caídas; si estando en esta situación no las levanta al menor estruendo, vamos a deber observar su salud, por el hecho de que este es un claro síntoma de enfermedad.

 

Al montar a caballo, debemos prestar atención a todos los movimientos con los que nos demuestra sus intenciones

 

Los sonidos del caballo
Los caballos emiten distintos sonidos, con los que tratan de expresar diferentes sentimientos. Entre las señales acústicas que emiten, resaltan los relinches y soplidos; ¿qué es lo que significan?, la verdad es que no existen unas conclusiones terminantes sobre el significado de cada uno de estos sonidos emitidos por el caballo. Para saber lo que desean trasmitir, es preciso relacionarlas con las posturas anatómicas y con el contexto en que cada uno de los sonidos es emitido.


* El Relincho: generalmente es usado por el caballo para advertir de su presencia, a veces en las que se ve separado del resto de la manada.

 Al montar a caballo en Hipica La Calderona, las situaciones comunes en las que vamos a poder escuchar este sonido, es en el momento en que nos distanciamos de nuestro animal, si advierte la distancia emitirá un relincho, con el que trata de decirnos dónde está. Así mismo, existe el relincho de bienvenida , que va a ser suave y cariñoso, en el momento en que nos ve aproximarnos con su comida o bien, en ciertos casos, cuando sencillamente escuche nuestra voz.
El relincho, puede trasmitir aprecio o bien sencillamente ser empleado como saludo para hacerse conocer.

* El Resoplido: producido por una emanación del aire que suprime por la nariz. Este sonido se asocia a situaciones de alarma o bien instantes de frustración para el animal. El resoplido o bien piafe, surge cuando el caballo se halla en una situación no grata para él o bien al asustarse frente a un objeto extraño.

Dependiendo de la intensidad del resoplido vamos a poder llegar a determinar el estado del caballo.

* El Resuello: sonido de alarma por antonomasia. Sirve para advertir de que se aproxima un riesgo, como su dirección. Cuando el caballo perciba un sonido, una fragancia o bien un objeto no común en su ambiente natural, emitirá un resoplo que servirá, aparte de una advertencia, para señalar al resto de caballos el sitio del que procede la amenaza.
Acostumbra a estar acompañado por una postura del cuerpo, que muestra un estado de nerviosismo y predisposición para la escapada.

Sé el primero en comentar en «MONTAR A CABALLO y la comunicación con el equino»

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*