Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!

Los animales domesticos y tus sofas modernos

¿Tu sofá es el sitio preferido de tu gato para afilar sus uñas? ¿Y tu estás al filo de un ataque de nervios toda vez que lo ves rascar sobre el tapizado? Con su comportamiento, el gato hace algo muy normal: marca el territorio y al unísono afila sus uñas. Reñirle no es solución, puesto que escapará a correr en el momento, más entonces a hurtadillas o bien cuando no os encontréis en casa proseguirá haciendo de las suyas, indudablemente.

Marcar su lugar, es una acción que efectúa dejando su señal en sitios que cree estratégicos, sobre todo si son verticales. Afilar las uñas, es para un gato un ritual y hacerlo conlleva funciones de su salud, que ahora no voy a referirme, mas es esencial que sepáis que de esta manera tenerlo en cuenta para satisfacer la necesidad de vuestro gato de tener las uñas afiladas y cortas a lo largo de su vida.

Existen razones que contribuyen a hacerle rascar tu sofá:
El gato es un animal territorial, con lo que las superficies verticales son sus preferidas para dejar el fragancia de sus hormonas y feronomas, ubicadas en la cabeza y órganos genitales. Es más, frotándose asimismo deja su fragancia por el sofá. En el lenguaje gatuno, todo esto significa algo tal como “estoy aquí, he pasado por este sitio y este es mi territorio” Es decir, deja perseverancia de su presencia. Con esto se reafirma y  está seguro en su espacio, algo muy importante para un gato, que su zona le sea segura y no le parezca amenazante.

Bueno, en resumidas cuentas, el gato ha escogido tus sofas modernos para marcar y se trata de suprimir esta fea costumbre adquirida. Para lograrlo, proseguiremos la lógica de lo expuesto en este apartado teórico. Y, de este modo, planteamos las próximas soluciones prácticas:

*Cubrir el sofá con una funda gruesa. Es habitual cuando compras sofas de segunda mano ponerle este tipo de fundas y queda genial. Desde una funda con gomas a fin de que no pueda moverla ni colocarse bajo de ella, a una superjarapa estilo árabe. La jarapa es gruesísima y sus uñas no van a llegar al tejido del sofá.
Esta medida tiene el inconveniente, aplicada sola, de que no le haréis desistir, lo único que se logra es que no deteriore el sofá, más a costa de no poder lucirlo. Por eso, plantearía cubrirlo con una jarapa a lo largo de vuestra ausencia, cuando no estáis en casa y sobre todo mientras que dura “el tratamiento de choque” de múltiples medidas combinadas, es decir, hasta el momento en que se le pase la costumbre, hasta el momento en que consigáis hacerle desaparecer el hábito.

*Papel tipo “Albal”: El papel de aluminio resulta molesto a los gatos, tanto para subirse sobre una superficie para rascar sobre ella. A fin de que me entendáis, es tal y como si les diese “dentera”. Su estruendos tampoco les gusta, les asusta, eso es que lo pongáis sobre una mesa o bien estantería sobre la que pueda subir y no deseéis que lo haga. Así, para un sitio en vertical podéis pegar el papel en el sitio en el que suela rascarse, sujetándolo con un pedazo de celo o bien cinta adhesiva para aseguraros de que al rascar le resulte molesto y renuncie.

* Spray: venden en las tiendas aerosoles disuasivos. La verdad, no son muy efectivos. De todos modos, podéis salpicar unas partes del sofá que consideréis a su alcance. No es contraproducente, más si solo aplicáis esta medida no os vaticino éxito. Asimismo venden aerosoles de feronomas, que no son de substancias repelentes, como los precedentes sino más bien de substancias hormonales a fin de que el gato al olerlo, reconozca la información de esas feronomas como un mensaje de tranquilidad del lugar ya marcado y que no precisa nuevo marcaje.

* Chorrito de agua: Tened a mano una botella de aerosol de plástico con agua y echadle agua justo cuando esté in fraganti. Mas no la echéis indiscriminadamente. Que el gato establezca una relación directa y también indudable entre rascar y el castigo del agua. Un chorrito pequeño va a bastar. Aun cuando le echéis dos o bien tres, solo al ver la botella con vuestro dedo apuntándole va a echar a correr.

Fuente: Vacia tu Casa – Sofas de Segunda Mano

sofas modernos

Be the first to comment on "Los animales domesticos y tus sofas modernos"

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*