La locura por los muebles y todo lo vintage

muebles vintage

Está de tendencia y no parece que vaya a dejar las pasarelas deco, mas si abusas, puede llegar a fatigarte. ¿Trucos para evitarlo? Los tenemos. Sigue esta miniguía y haz de tus piezas vintage las estrellas eternas de tu casa.

Evita el efecto tienda

Deja que respire, busca el contrapunto como un espejo vintage de marco dorado, tiene una presencia que impacta y no precisa más brillos a su alrededor. Muebles vintage oscuros y sencillez ornamental como un jarro de cristal o bien un marco de fotografía reservado, son compañeros ideales para él.
¿Iconos? ¡Claro, pero pocos! No juntes sillas Thonet con sillas Eames, sillas Jacobsen… Evitarás otro efecto malévolo: el efecto museo. Ojo con las montañas rusas, las piezas vintage, muchas, tienen una silueta encorvada. Como las sillas de madera, diseño de Converses y Ray Eames. Conjuntadas con piezas rectas, como el aparador, el anaquel o bien exactamente el mismo sofá, compensas el exceso de curva.

Un mundo de color

Con la tendencia vintage ha llegado el chalk paint, los decapados, la pintura ornamental… Una pieza pintada con un color singular, como una cajonera en verde menta, da un puntazo a cualquier estancia. Y no precisas más. Evita que exactamente el mismo color cubra paredes o bien sillas o bien piezas más grandes. Te terminará fatigando.

muebles vintage

Composición balanza

 Una cocina cien por cien con muebles vintage, complementos y electrodomésticos vintage, tiene muuuuuchos números de pasar de tendencia. No obstante, una combinación sintética jamás se va a ver pasada, pues cada pieza se ve equilibrada por otra. ¿Traducido? La añoranza del frigo Smeg se compensa con el minimalismo del microcemento y este, por su parte, con la calidez de la madera.

La fiebre del oro

¿Que eres un orate del dorado? Si bien ya te hemos contado que mejor una pieza dorada que muchas juntas para no sobresaturarte, hay una alternativa para ti. Se trata de conjuntar piezas viejas como una grifería con otras contemporáneas. Los diferentes estilos se compensan y de esta forma, no sobresatura.

Las vajillas son un buen ejemplo

 Una mesa vestida con platos, cubiertos, jarros, mantelería y detalles vintage puede quedar algo carranclona. No obstante, mezclada con piezas contemporáneas o bien más prudentes, termina teniendo un look capaz para todos y cada uno de los públicos (y gustos).

Y para casos extremos, trucos extremos. Considera que por cada pieza vintage que pongas en casa, precisarás una de estilo totalmente opuesto y, sí o bien sí, que vayan “en paquete”. Un ejemplo: te chifla un sillón viejo, orejero, de piel algo raída. O.K.. Puesto que junto a él: pon una lámpara de pie moderna, de líneas rectas. El efecto va a ser hermoso y la combinación jamás expirará.

Be the first to comment on "La locura por los muebles y todo lo vintage"

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*