Como elegir tus gafas graduadas

gafas graduadas

Elegir una gafa, puede resultar una tarea desganada. En especial si son las primeras. Si ya eres veterano en esto de llevarlas, la solución, aún de esta forma, sigue siendo muy difícil.
Nunca le damos la relevancia que realmente tiene. Piénsalo antes de adquirirlas. Tus gafas graduadas serán, a partir de ahora, lo primero que la gente vea en ti. Es tu presentación, lo que te va a delimitar. Es el único complemento que llevarás todos los días en tu cara durante ¿un año? quién sabe, posiblemente incluso más…

¿Sigues pensando que la elección es bien simple?
No voy a darte consejos sobre fisonomía facial, ni sobre tonos de pelo. Aquí tienes tres claves muy prácticas para ayudarte, seas primerizo o no, en la dura tarea de escoger tus lentes.

*¿Con que fin las precisas?
Tenemos de entrada dos opciones: Lejos y/o Cerca. Existen diferentes variables: pueden ser solo para leer, solo para usar el ordenador, para lejos o para todas las distancias (entre los usos más usuales). Lo normal es que las precises para una distancia, en tal caso debes pensar si las vas a emplear todo el día o solo de vez en cuando.

– Lejos: Si precisas emplear una gafa para lejos, implica que la vas a emplear todo el día. Y que será lo primero que cojas por la mañana y te quites por la noche. Piensa en gafas ligeras y que no te molesten visualmente, las monturas pequeñas entorpecen muchas veces en nuestro campo visual. Debes tenerlo muy presente en el instante de encontrar tus gafas.

– Cerca: Las gafas de cerca las pondremos de casualidad, como su nombre apunta, son únicamente para leer y para distancias cortas. En un caso de esta forma, que nada te limite. Las situaciones en las que las usaras en público son pocas y ¿por qué no llevar una gafa de mil colores?

gafas graduadas

¿Exactamente en qué instante precisas usarlas?
Es esencial saber si precisas llevar tus gafas graduadas puestas todo el día, en momentos puntuales o combinadas con lentillas. El uso que le darás será diferente en todos los casos.

-Empleo diario: Si precisas ponertelas todo el día y no empleas lentillas, esa gafa será la que te defina. Siempre y en todo momento y circunstancia va a ir contigo, y nada menos que en tu cara. Piénsalo, no puedes ponerte cualquier cosa, pero… antes que la moda y la estética, debe primar la comodidad. Afortunadamente, los materiales con los que se fabrican las monturas en al actualidad son muy ligeros.

Si no tienes una preferencia, me decantaría por las gafas de pasta en modelos XL ¿por qué? son ligeras, cómodas, no llevan esas piezas de silicona que se clavan en la nariz y que sean grandes, ayudan a tener más amplitud en el instante de ver (que por otra parte…es lo más esencial).

-Empleo puntual: Aquí las opciones son ilimitadas ¿qué te puede preocupar? busca modelos entretenidos, valientes y con colores. Olvídate de la mini gafa de lectura. No debes llevarla por la calle, ni en tu día a día: solo cuando lo precises. ¿Qué situaciones requieren que te pongas tus lentes?
– Conducir: Emplea gafas grandes que te den un mayor campo de visión, de esta manera la conducción será más natural. No dejes que tus gafas te limiten.
– Leer: unas gafas de pasta y sobre todo con varilla flexible. Esta clase de gafa, sufre mucho por el hecho de que la vas a deber quitar y poner infinidad de veces al día. Todos tendemos ha hacerlo con una sola mano, con lo que las varillas acaban cediendo: si las varillas llevan un muelle flexible la gafa no padecerá.

Be the first to comment on "Como elegir tus gafas graduadas"

Leave a comment

Your email address will not be published.


*